El amor en los tiempos de COVID-19 y “social distancing” o como le dicen ahora Susana Distancia

Pues con la pandemia llegó el pretexto perfecto para anular oficialmente la capacidad de encuentro, el shutdown, una de las debilidades de la generación actual. Y así, en los “tiempos oscuros”que vivimos en donde los influencers son toda una sensación (las Kardashians son de otra especie) y enTikTok (donde hasta marcas de lujo han usado recientemente la plataforma para presentar sus colecciones y The Washington Post tiene hasta una cuenta) hoy en día todo gira en torno a la realidad virtual, evitar el contacto directo, y los “creadores de contenidos” son un hit. Hoy, hoy, hoy en donde la condición del presente contemporáneo es el tedio, resultado del confinamiento, destaca la derrota total de la imaginación. En lugar de pensar e imaginar perdemos el tiempo viendo ad nauseaum estupideces –por las que se cobran y pagan verdaderas fortunas.  Los videos publicados en redes sociales son vacíos, imperan dance challenges, bromas et al y todo aquello que nos lleva a una tragedia del triunfo de la simulación. Hay que decir NO a la era del vacío. ¿Serán los tikokers lo de hoy (más lo que se acumule ésta semana) -igualito a lo que en su tiempo fue Vine (RIP, porque está hoy extinto), o habrá que buscar un nuevo poder de influencia en Byte -una video app de reciente creación. ¿Se podrán monetizar democráticamente todas las plataformas de redes sociales como se pretende con la organización de VidCon México 2020 próximamente? (o es también será un casualty de la época y ya se canceló?) Estaremos en la era del influencer marketing -como lo expusieron los profesionales del ramo recientemente durante  Advertising Week en el panel Influencer Marketing and Management  al límite del descaro donde el “so called influencer se reduce a “aquel que quiere comer pizza gratis y pagarla con un post” mientras que “Influyente es aquel que logra que miles de personas quieran pagar por esa pizza” justo como dice en Instagram @whatthefffake O seguirá prevaleciendo como sucede día con día en la industria de la hospitalidad (y cito al texto): “Hola! Mucho gusto me presento mi nombre es _______ y me dedico a las redes sociales! Me encantaría saber si existe la posibilidad de hacer un intercambio de un fin de semana de estancia a cambio de posts en mi perfil e historias durante la estancia, crear contenido que ustedes también puedan usar y así que más personas los conozcan! Quedo al pendiente en dado caso que si les interese [insertar aquí emoticon de su preferencia]. Les mando mis estadísticas para que chequen mis perfil”. Citado a la letra un caso de la vida real, no editado, donde sólo se ha protegido la identidad de la persona. ¿Qué realmente sí funciona en los tiempos que vivimos? La receta secreta es op cit o será que debo  seguir el consejo de la CEO de la empresa editorial más importante de México y su directora de Soft News quienes me sugirieron olvidarme de all of the above y empezar asap un pod cast? ¿es acaso lo de hoy? Inmersos en la tragedia total de la “era de la simulación” y “del vacío” resulta sorprendente ver y leer across the board (cómo bien dice Carlos González) “cuánto mediocre gris auto adulándose en las redes sociales sólo  enseñan su incultura e inseguridad”. Se refleja acaso una búsqueda de la identidad, todos inmersos en el síndrome de Alicia al cuestionarse: ¿quién soy yo? ¿who are you?  Más allá de Instagram, de Facebook, y de Twitter -de la trifecta perfecta y toda plataforma de redes sociales vigente incluída. Allí seguimos con todo lo que da (y más en reclusión) instalados en el voyerismo: los exhibicionistas al extremo y el mirón más. Tantos “influencers” “trabajando”, tantos como “voyeurs” observando (sin contar los fake followers en ”the age of influence” luchando por clicks y likes. ¿Quién sí merece ser visto y aún más formar parte de una campaña de marketing y consideración por parte de la industria: ¿cuáles son los personajes verdaderamente influyentes? ¿Cómo identificar los fraudes en plataformas de redes sociales: sirve social blade? En resumidas cuentas cómo hacerle para generar tráfico hacia mi #PostScript en @rsvpexcelsior y hacia #PostData de El Mundo de Regina y a todos los escritos publicados en radarmicha.com PS Aquí cada quince días lo que sí importa. Y no dejes de seguirme en Instagram obviamente para que veas todo lo que sucede en éstos días que corren y leerme en Twitter ambos @rafaelmicha y lee todas las columnas en la web en radarmicha.com y cada viernes aquí en RSVP Excélsior.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s