Desde hace tanto tiempo: Progreso

Mérida ha sido tema recientemente de extensas coberturas por parte de influyentes revistas norteamericanas de turismo y viajes como T Magazine del periódico The New York Times, y Travel + Leisure. ¡Está a todo lo que da, y por ello Grupo HABITA está trabajando a marchas forzadas para abrir un nuevo hotel justo en donde se encontraba el antigüo Hotel Sevilla en la 70°. Así, de la mano de Zeller & Moye seleccionado como despacho de arquitectura de interiores le estamos dando una nueva vida al bellísimo inmueble para que después de una cuidadosa remodelación cuente con 24 HABITAciones y suites, restaurant y bar. Además, como todos los hoteles de diseño de GRUPO HABITA la característica terraza, alberca, así como SPA con temazcal y cenote. El proyecto incluye también un restaurant en el patio central del imponente edificio finisecular así como tiendas “a la manera” de Downtown México en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Todo lo anterior en una bellísima casa en el mismísimo vortex de Mérida y respetando su esplendor original. Y aunque es una verdadera joya, lo mismo o más que su vecina Valladolid con su Coqui Coqui y su fundación de arte, o la fotogénica Izamal, los locales veranean en Progreso a tan sólo cuarenta minutos de distancia. Literalmente abren su casa para aprovechar la temporada a tope y la cierran al término de la estación. Es lo mismo, pero no es igual que Galería Progreso mi “gallo” de la escena de arte contemporáneo aquí ej nuestro #Radar que recientemente inauguró la exposición “Furia en el Camino Vol. 1” con obra de Luciana Christiansen, Aldo Iram Juárez, Sonia Madrigal, Manolo Márquez, Alberto Orozco Ahumada, Xanath Ramo y Jay Alfonso Vélez. Amo la galería Progreso pero más, más, más su máxima

En otro código postal tocayo justo en la Península de Yucatán Progreso es un secreto a voces, que sólo unos cuántos que siguen al verdadero quién es quien de aquí, de allá, y de acullá vio las peripecias de los meros meros. Aquí la guía definitiva para navegar (literalmente) en el bellísimo destino con sugerencias directas de los vecinos y resultado de mi última visita. Tal y como la sección de RSVP Excélsior: ¡Hay que ir! Desde el aeropuerto de Mérida -y a través de una autopista de primer mundo- es el mejor descubrimiento del verano, gracias a la invitación de mi consen Maricarmen y José anfitriones de antología y mis “Virgilio” por allá. Los “yucas” recomiendan -además de sus extravagantes puestas de sol- una agenda llena de turismo de aventura y ecoturismo, baños de mar de 12 a 2 de la tarde y al atardecer el sencillo arte de playar. Oséase que traducido al idioma de los “waches” días de mucho sol, posición horizontal y hartas risas y sonrisas. Imperdible es el paseo y navegar hasta La Carbonera para de la lancha hacer el upgrade y darle al kayak, navegar en barco a playa de Coco, y toda una variedad de pretextos que no le pide nada a los destinos más choteados en Instagram en otras latitudes “y con la misma gente.” Los días plácidos en las casas, al lado de la playa (sin sargazo, ni vendedores ambulantes, ni el rock & roll de los destinos vecinas) son justo lo que recetó el doctor para echar “drinks”, hacer el religioso monitoreo de medios, y disfrutar a todo lo ancho. Caminatas matutinas tipo carrera de obstáculos para saltar los espigones, mucho sun block y la calidez de los amigos #detodalavida. El mero mero anfitrión -y todos sus compas han hecho mucho por el destino –pero de una manera harto celosa quieren que siga siendo el secreto mejor guardado. Los nuevos conversos idem no cantamos mal las rancheras porque hemos descubierto que lo que aquí aplica aquí es el traje de baño, con sus lentes de sol, sus bolsas de playa, sus sombreros y cero pretensión. Entre los opíparos desayunos, botanas a toda hora, sibaritas comidas con manitas, ceviche de jaiba de pescado y de caracol, obvio vinito y mis cubas. De allí al precopeo y drinks se nos va la vida tranquilamente. ¡Y los postres a pedir de boca! Obviamente nadie me ha consentido más a últimas fechas. Sin duda alguna es la mejor dirección y más sofisticada casa (con todo su sensacional staff) lo mismo que allí cerquita mis nuevos cómplices que se convertirán en mystery shoppers oficiales de Grupo Habita en nuestra futura aventura de la colonial Ciudad de Mérida. En mi Instagram mi vacación, sin settings choteados, hashtags gastados ni actitud. Progreso es digno de visitarse YA y únicamente es posible si estás lo suficientemente bien conectado para llegar a una casa comme il faut y que te respeten tu reservación para cenar en Elio al Mare. ¿Need I say more? PS Aquí cada viernes, lo que sí importa. Y no dejes de seguirme en Instagram para que veas todo lo que me sucede y leerme en Twitter ambos @rafaelmicha y lee todas las columnas en la web en radarmicha.com y POST DATA en El mundo de Regina cada quince días.

Standard

¡Curso express!

De cuándo en cuándo llegan a la bandeja de spam de mi lap top correos que ofrecen cursos con títulos sobre “¿Cómo Abrir un Hotel Boutique? (y así). Es un acoso innecesario tanto o más como de los que llevan a cabo especialmente los días de quincena gestores sobre Avenida Presidente Masaryk con su pregunta tipo: ”¿te puedo robar unos minutos?” o las llamadas de cobro u ofrecimiento de servicios a los números celulares (BBVA a la delantera de la competencia con su inoportunas llamadas de cobro con un total de más de DIEZ veces en tan sólo un día después del límite de pago y por un saldo de aproximadamente 780 pesos). No comments. Pero regresando a los cursos, los mismo abordan temas como: “Producción de Huevo Orgánico, Abrir una Cafetería y Hacerlo un Negocio Exitoso, Servicio y Liderazgo al Estilo DISNEY para Negocios Gastronómicos, o Nuevos Enfoques para la Acuicultura en México, Análisis de Riesgos, Verificación y Auditoría –entre muchos otros. De chile, de dulce y, de manteca. Ad nauseaum. Y no hay manera de darse de baja de las comunicaciones. All of the above es de lo más invasivo, sin posibilidad de hacer nada al respecto y, con apenas una leyenda de “si prefieres no recibir correos electrónicos comerciales por favor envíe un correo con la palabra (BAJA-BE)”. ¡SIC! Me llamó la atención el curso agendado para el próximo 10 de septiembre en la Cuidad de México sobre hoteles boutique a nombre de HotelsSolutions. Me animó un tanto a experimentar ya que a veces hasta ofrecen promociones de “Participante Gratis a Seminario de Hoteles Boutique”. Pero, ¿qué miedo, no? Lo que sí es claro es que en los últimos 20 años nada lo anterior lo he aprendido en un curso parecido, ni por email. En ese lapso, Grupo HABITA ha abierto casi el mismo número de hoteles y aprender algo en línea o presencial tal y como lo aseguran al promover el curso: “la gestión de un hotel boutique es una labor muy compleja…por el poco personal…la capacitación…para conocer de muchos temas operación de un hotel, mantenimiento, administración, ventas, finanzas” y así. ¡Está cabrón! Todo ello, dicho sea de paso, es the understatement of the year. Además, ofrecen cómo manejar tarifas, conceptos de hotelería como inventarios, gestión con tour operadores, creación de nuevos puestos incluyendo al imprescindible revenue manager y más, más, más. En internet se ofrece resolver la interrogante sobre cómo hacer “rentable,…y resolver éstas complejidades dentro de la administración y la operación de un hotel boutique o categoría especial.” Dícese ser “un curso-consultoría”, con muchos complicados conceptos que ni el Diplomado en Administración de Empresas Turísticas de la Universidad Anáhuac que maneja Francisco Madrid ofrece. Es clarísimo que el negocio de la hospitalidad es lo más transparente del mundo: la fórmula clave resulta de multiplicar el número de habitaciones por tarifa promedio por la ocupación anual. Así de sencillo. Más todo lo que se oculta detrás de la premisa (y lo op cit). Lo que nadie te dice, enseña, explica, comparte está relatado en el número de julio de la edición norteamericana de la revista Robb Report donde se incluye como colofón a su número de Taste of Summer con el especial VIVA MEXICO algunas entrevistas con dueños de hoteles “boutique” de ese lado del Río Bravo. Todos coinciden en el “sueño” que se convirtió en pesadilla, en los horarios 24/7/365, en las innumerables solicitudes de cortesías por parte de “influencers”. Igualmente, la práctica desmedida de apoyo con noches para “subastar” en eventos de beneficencia y galas todas. Amén de las solicitudes para obtener duplicados de facturas, quejas de “robos” y o pérdidas, y búsqueda de objetos olvidados y las mermas (o robo de todo tipo de artículos del hotel). Y de las quejas, mejor ni hablamos y para eso está el buzón de ídem y sugerencias. PS Aquí cada viernes, lo que sí importa. Y no dejes de seguirme en Instagram para que veas todo lo que sucede y leerme en Twitter ambos @rafaelmicha y lee todas las columnas en la web en radarmicha.com y en POST DATA en El Mundo de Regina cada quince días.

Standard

Summer in the City

¡Con Mercurio en retrógrado todo julio, puedo culpar a los astros de mi “ocd”! (aunque según Mizada ‘no era para inquietarse’ sic). Pero de cualquier manera estoy feliz que ya corre a full el mes de agosto. Además de la influencia de los astros, el “verano peligroso” me pone como loco siempre –entre deprimido y un tanto bucólico- y de vez en vez, muy efervescente. Y me da por pensar….que si vale la pena seguir con mis diatribas aquí en RSVP Excélsior y en mi blog radarmicha.com o si escribir y compartir mi crónica semanal (y otras más como en Bad Hombre y en El Mundo de Regina recientemente) me distrae tanto o más como mis constantes vueltas por Instagram. En fin. Lo de ser “person of interest” no deja nada bueno. Y pero aún las lluvias y el granizo que no son amigos de la reflexión, ni el periscopio que resulta en espionaje de las historias de las plataformas de redes sociales, todas. No quiero que este espacio se convierta (o ya sea) en un lugar para lamentarse o quejarse, o peor aún tan sólo una reseña desordenada de ‘eventos’ todos, muchas veces indiferenciables uno del otro (especialmente por los arreglos florales en blanco –siempre ¿será una indirecta de las errepés para la futura, inevitable y aún no prevista organización de su boda?). Y los discursos indistintos, siempre. Todos aquí, allá, y acullá andan publicando ad nauseam (yo incluído) siempre aplicando el consabido paralelismo vs. nuestras vidas verdaderas en redes sociales y aplicando la trifecta perfecta: posts lejos de la realidad, con la manipulación de imágenes, y con base en las reglas no escritas de civismo post millenial: el “slide to DMs” de mis fans (y haters) y “followers” para el “coqueteo” (como dice la serie Younger y de plano ligue tipo @tinder o peor aún @gndr, el monitoreo de likes a cuentagotas, los mensajes de stalkers y la reciprocidad de “me gusta” de mis amigos más fieles (y viceversa). Así, como Woody de Toy Story desde 1995, que ya va en su cuarta entrega y El Rey León (1994) que justo se reinventa en el 2019 con un live action film de reciente estreno. Más todo en las plataformas , el “hambre de fama”, lo que no importa, la prostitución encubierta y lo que hace que nos enajenemos dejando lejos lo que sí tiene trasfondo y, lo que sí es de sustancia. Oséase, debemos hacer lo propio o seguir in oblivion?. ¿Cuál es el propósito de mi IG “with a respectable following”: entretener, comunicar, o hacer mordaces imágenes para desviar luego lectores hacia la columna semanal o los escritos todos en radarmicha.com como “comentarista cultural”? ¿Me debo concentrar en algunos temas? ¿es importante guiarme por el número de likes de las fotos para los escritos del blog? ¿Ir más allá de los likes? ¿Debo concentrarme en los viajes? ¿Huéspedes VIP? ¿Reseñas de medios de mi trabajo profesional? ¿En lo que es real y lo que no lo es? De entrada, debo firmemente evitar la polarización y la violencia que está permeando across the board y hacer conciencia que de mi IG sólo la tienda comprende perfectamente mis gustos. ¿Será el algoritmo mi mejor y fiel amigo tipo Buzz Lightyear de op cit? Debo desistir y aplicar el “hit & quit”, o entregarme de lleno a los dick pics? ¿Hacerlo gender neutral? ¿Binario? ¿Políticamente correcto? Por lo pronto me propongo así: non binary, non gender y, que cada lector escoja el pronombre que prefiera o mejor describa su estilo de vida: he/him/his she/her/hers siempre y cuando al dirigirse a mí sea de manera respetuosa. Lo que sí es claro es que #PostScript seguirá siendo la presente colección, desordenada en ideas, tal y como como la presente entrega y all of the above propositivo como las últimas más de 280 entregas en radarmicha.com con miles de vistas, clicks, países múltiples y comentarios varios. Con mi estilo tan personal de ‘escribir’ y que tanto me critica Victoria especialmente como resultado de mis run down sentences –al parecer sin estructura gramatical alguna. Y aunque adoro al algoritmo, único que no soporto es la repetición entre FB, IG de imágenes y la rotación como de carrousel de personas y mismas fotos. No es de Dios que sólo veamos tan pocas noticias de nuestros amigos o que las publicaciones se repitan tanto y no sean por orden cronológico de publicación (hora/día) sino por los que has reciprocado con un like o con un view. Lo que sí es un hecho es que cada vez estamos más “comunicados” pero sentimos las llamadas telefónicas de lo más, más, invasivas y estamos –al mismo tiempo- tan aislados. Y así hay que publicar de manera honesta #PostHonestly y salir con pancartas a las manifestaciones y denunciar: “Las publicaciones en redes sociales no son reales y son el equivalente del #FAKENEWS #SeAceptanSugerencias #GraciasPorCompartir PS Aquí cada viernes, lo que sí importa. Y no dejes de seguirme en Instagram para que veas todo lo que sucede y leerme en Twitter ambos @rafaelmicha y lee todas las columnas en la web en radarmicha.com

Standard

Cinco de chocolate y uno de fresa

Así empiezo el mes y a colación viene el título de la película mexicana de 1967 dirigida por Carlos Velo y que protagoniza la novia de México Angélica María. En mis recuerdos -y en el inconsciente colectivo- se ha convertido esta movi desde entonces en una verdadera cinta de culto. De las travesuras juveniles. Del ‘cineclub’ de antaño. También viene a mi mente el título de la un poco más reciente Fresa y chocolate la peli cubana de 1993 que aborda preocupaciones LGBT y que fue la primera cinta nominada al premio de la Academia como mejor película. Y todo lo anterior es porque lo mejor del verano son los helados. Aquí, allá y aculla. En Italia, más, más más. ¿Cómo olvidar el desembarco en Taormina, Sicilia so many moons ago y la refrescante bienvenida con su helado de panna? ¿O Barcelona -apenas el verano pasado- y su Rocambolesc Gelateria allí en las Ramblas? Uno de mis lugares favoritos del mundo mundial internacional justo al lado del @liceu_opera_barcelona Su chef Ale Rivas (mejor conocida como ice cream hunter), es ‘bff’ de mi consen Ale Murguía me recomendó probar la creación de lavanda, y otras suculentas más pero éste verano “hayquir” para degustar los sabores especiales a propósito de la serie Stranger Things 3. Recientemente en The New York Times (mi inspiración y mi pastor) leí un artículo sobre el tema y se me ocurrió “tropicalizarlo” porque nadie hubiera ido a probar el sabor de “leche de unicornia y goayaba con cinta de caramelo, algodón de fresas y estrellas de azúcar” a op cit o el de straciatella a Italia sin un poquito de ayuda de la prensa especializada. O a tal por cual. En Nueva York, mi amiga de toda la vida Elyse Richman tiene en los Hamptons su The Shock Empire con el estelar: Shock Ice Cream en West Hampton donde hace las delicias de los visitantes con su helado de durazno con algodón de limón y su signature Shocky Taiyaki. Y Fanny Gerson en ese mismo código postal no canta mal las rancheras con su paleteria La Newyorkina. Lo más fresco de los helados -y no me refiero exactamente a las obras de arte, y esculturas todas que han salido en los casi últimos 100 años de la mente creadora del artista norteamericano Wayne Thiebaud y sus piezas con pies, conos de helado, pasteles et al ‘is the real deal’. Aquí en nuestro código postal desde siempre podemos contar con la creatividad de La Michoacana y tan cerquita también de Tepoz Nieves con sus sabores de lo más extravagantes. Hoy, hoy, hoy amo Joe Gelato. Llegué allí no por los característicos deambulares en solitario por la super hot colonia Juárez, ni su calle de Havre, ni su clásico de clásico Museo de Cera diseñado por el Arquitecto Antonio Rivas Mercado. Tampoco por sus descripciones hoy tan hip en los medios internacionales, sino gracias a la recomendación de Max mente y cinco sentidos detrás de @gastronautadf Joe Gelato no decepciona. Ofrece una selección de helados fresca, con un máximo 4 días, que cambia ídem (o antes que es normal porque se terminan demasiado rápido los sabores más populares). Imperdible el gelato de aceite de oliva. El de cacao. El de toffee. Todos, todos, todos. Pero más platicar con Joe que está allí al pie del cañon. No muy lejos de allí -y en varias sucursales por la Ciudad de México se encuentra Nómada que ofrece también sus helados artesanales. Una escala para probar su helado de fresa con crema me llevó en un viaje down memory road hasta Danesa 33, ¿se acuerdan? Aquí en nuestro código postal también hay que hacer parada técnica en Nieve de Olla (heladería libre de lácteos y azúcares refinados) lo cual es básico en las calles de Puebla. O visita a Sweet Monster, helados suaves en el mismo vecindario. Y así, lejos de los días de la infancia y ya instalado en la melancólica nostalgia de mis domingos en el Yom Yom y en mi #Radar me propongo descubrir otras grandes opciones que se ofrecen en cada carrito, en cada paletería, a cada esquina de nuestra gran Ciudad. PS Aquí cada viernes, lo que sí importa. Y no dejes de seguirme en Instagram para que veas todo lo que sucede y leerme en Twitter ambos @rafaelmicha y lee todas las columnas en la web en radarmicha.com

Standard