Más vale un vecino cercano….

No fue tan complicado para llegar aquí como el interminable viaje hasta Naoshima en Japón para ver los edificios de Tadao Ando. En aquella ocasión de Nara tomamos un tren Kaisoku rumbo a Kyoto, luego el Hikari rumbo a Okayama, rapidito hicimos el traslado al tren rápido Marine Liner rumbo a Chayamachi. Allí mismo cambiamos al tren local de la línea Uno rumbo a la última estación. Transbordamos hasta al ferry para viajar al puerto Miyaura en la isla de Naoshima (lo más barato de TODO nuestro viaje en Japón ya que por 290 yenes o dos dólares y medio por ese bellísimo paseo en ferry es increíble). Finalmente a la llegada a la isla tomamos un autobús de Benesse House hasta nuestro edificio de Ando. Gracias al cielo nuestra guía nos recomendó NO llevar equipaje pues tantos cambios, trasbordos, y las compras de los mexicanos que fruta vendían hubiera sido imposible, fatales y como dice el Facebook it’s complicated. Para llegar a Casa Wabi en cambio estuvo facilísimo: al arribar a Puerto Escondido del avión de allí nos esperaba el eficiente y sonriente Carlos y a tan sólo treinta minutos de camino hasta llegar al kilómetro 119 en dirección a Pinotepa Nacional llegamos donde Cristina Nava -encargada de “supervisión y logistics” nos presumió cada rincón de CASA WABI http://www.casawabi.com @casawabi . El nombre de la Fundación proviene del concepto japonés wabi sabi, que significa el arte de buscar la belleza en la imperfección, en el accidente y en la profundidad de la naturaleza. Justo es lo que logró el visionario Bosco Sodi y es exacto lo que buscan los artistas residentes como Héctor Zamora, Gonzalo Lebrija, Francisco Ugarte, Pedro Martínez Negrete, Claudia Fernández (de Boca Chica etc.) y Benjamin Torres quienes han sido huéspedes allí. Pero la expo que se voló la barda (y será difícil de superar hasta ahora) es la instalación del francés Daniel Buren -fresca después de intervenir el Hospicio Cabañas y exhibir en la Galería Hilario Galguera. Buren a lo largo de su carrera ha creado obras que complican y ponen en evidencia la relación entre el arte y las estructuras / edificios que lo enmarcan y contienen. Durante la primera mitad de la década de los 60 desarrolló una forma radical de arte conceptual, un “grado cero de pintura” como lo describe perfectamente su producción. Así la pintura es parte integral del ambiente en el que el artista trabaja. En Casa Wabi en la galería principal la comunicación entre la pared plata y la de colores, geometrías y formas es irreal, como una iluminación pero sin los gadgets ni la tecnología necesaria para soportar ese brillo. La sutileza y finura es como una filigrana artesanal pero con las dimensiones desbordadas. La intervención de Buren ‘in situ’ se apropia y colorea el espacio. La pieza vecina de Héctor Zamora -quien electrizó El Patio de CONDESAdf en una edición pasada de Zona Maco con sus muros de block de cemento- es igualmente de una belleza genial. Es una referencia directa al ‘land art’ de Richard Long pero más más más me gusta y me convierte en ladrón en potencia su bitácora con botellas de PET, desperdicios y más refusals de yeso que rescató en la playa de Casa Wabi con la fecha marcada en cada pieza. La promesa cumplida de las proyecciones de pelis –como la premier de la última obra de Jaime Romandía y durante el puente que se avecina una escala del festival Ambulante se convierte en la actividad perfecta para que los huéspedes del vecino perfecto y nada distante Hotel Escondido se unan a las actividades que organizó su directora Elena Fortes en la costa oaxaqueña. Desde el 30 de abril y hasta el 4 de mayo alrededor de Puerto Escondido y específicamente en Casa Wabi se organizan dos funciones el sábado 2. Inaugurada originalmente el pasado 25 de octubre 25 la tercera obra en México del japonés ganador del premio Pritzker de arquitectura en 1995 Tadao Ando es única. La distinción más importante del mundo arquitectónico fue acompañada por un acto igualmente honorable ya que coincidió con el año en que un terrible terremoto sacudió Japón. Ando donó todo el dinero del premio a los damnificados del desastre. ¿Así o más mejor? Tadao-san después de haber sido comisionado para crear el Centro Roberto Garza Sada, de Arte, Arquitectura y Diseño (CRGS) de la Universidad de Monterrey, Nuevo León y una casa particular allí mismo proyectó en Puerto Escondido el recinto de Fundación Casa Wabi. Allí, al ladito de Hotel Escondido de Grupo HABITA. Si el surf, el sol y las palmeras, el rugido del mar, y una experiencia única y exclusiva e irrepetible no son suficientes pretextos para ir pues una verdadera obra maestra puede hacerte cambiar de opinión. Sígueme en Instagram y Twitter en @rafaelmicha y lee todas las columnas aquí en radarmicha.com

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s