Venecia, no ‘Roma’

Ya arrasamos con el León de Oro en el Festival Internacional de Cine de Venecia en septiembre con el premio a ROMA (2018) de Alfonso Cuarón y con eso dejamos en el 2018 la marca de México, la sociedad civil, the happy few, <la gente agradable> según Marcel Proust et al. en ese #Radar. La película mexicana protagonizada por Marina de Tavira y el “Latin Lover” -entre otros más talentosos- se presenta en el 16° Festival de Morelia que recién comenzó, y se estrena el próximo 14 de diciembre en nuestro código postal y en streaming por Netflix. Obvio, la talacha -para variar y no perder la costumbre- la hicieron todos, excepto los responsables de la marca MÉXICO -que supuestamente está posicionada entre los 50 países del mundo mundial internacional mejor reconocidos. Si tuviéramos en la cultura la promoción que debida y bien merecida hay que hacer seguramente estaríamos entre los primeros diez lugares. Y ahora corre el rumor que la oficina op. cit. desaparece próximamente. En fin. En el 2019 tendremos la excusa para hacer nuevamente lo propio “los mexicanos que fruta vendían” ya que el Pabellón de México de la 58° Bienal de Venecia presentará la obra de Pablo Vargas Lugo con curaduría de Magalí Arriola (después de su paso por Jumex y el Tamayo). La dupla es el dream team del mundo del arte contemporáneo aquí, allá y acullá. Después de una larga trayectoria que empezó con Patricia Ortiz Monasterio -piedra angular de la GAM y una la exposición en el MUAC- la designación es bien merecida. Seguramente veremos lo más granado del arte en la próxima edición número 56° de la Bienal de Venecia que se inaugura el 11 de mayo próximo, después de sendos previews VIPs, uber VIPs y MEGA VIPs y días de prensa. Los pabellones serán provocadores todos bajo la dirección de Andrea Del Mercato. Sin duda alguna. Ese es el tono y seguramente será reforzado por el curador Ralph Rugoff bajo el título May you live in Interesting Times a título de maldición del nuevo siglo. Muy a principio de su carrera -justo en éste escenario- Maurizio Cattelan (quien por cierto me sigue en Instagram ¿será porque lo stalkeé durante un The Armory Show con mi sensei Abaseh?) cuando ganó un preciado espacio para exhibir en Venecia y no aprovechó el sitio para exhibir su obra de arte, o escultura o pintura o ¿? sino que decidió vender el espacio de la pared a una agencia publicitaria la cual instaló un anuncio de perfume. O igualmente contestatario cuando instaló  “Otros”, Palomas en taxidermia en la edición 54° de la bienal de Venecia en 2011 -una pieza muy parecida a “Turistas” que se aprecia en The Rubell Collection, Miami. Actos de Dios de Pablo Vargas Lugo hará lo propio sin duda alguna siempre y cuando la intelligensia cultural del nuevo gobierno entienda los efectos de promoción y difusión propios del arte contemporáneo. Que le llamen a Mariana Munguía del Patronato de Arte Contemporáneo PAC que desde hace tanto tiempo está en la difusión y patronazgo del ídem. O repliquen lo que hará Franciska Zólyom en el Pabellón de Alemania (donde antes ví a Ai Wei Wei) o a Brooke Kamin Rapaport que exhibirá la obra de Martin Puryear. Pero volviendo a los “mexicas” ojalá que no se dejen impresionar con el título provocador que alude a la fé….y que la austeridad republicana y la cuarta transformación no vacile en apoyo y presupuesto. Además de Pablo, es un proyecto de mujeres que han estado codo a codo con el artista: Magalí, obviamente, pero también Taiyana Pimentel que tiene una exposición actualmente del artista en La Tallera Proyecto Siqueiros en Cuernavaca (en espacio creado por Frida Escobedo). Y otra más, Pamela Echeverría la marchand de art digna heredera de una larga cadena de colegas y quien probablemente abrevó de Gertrude Stein. Así, sencillito. Seguramente en Venecia el año entrante tendremos de todo. Siempre ecléctico y siempre polémico. El común denominador será –sin lugar a dudas- el papel preponderante que están teniendo las galerías de arte en la selección, curaduría y exhibición de sus artistas  (y ni qué decir de su promoción). Se vino abajo la muralla china, esa delgada separación entre el comercio de arte y la academia, la curaduría, y la exhibición. Nada me daría más gusto que circular (o más apropiadamente navegar en Venecia) y más, más, más, recordar mi deambular en junio del 2013 cuando fui a celebrar el cumple 50° de mi consen, entre cantantes de pop, ópera y opíparos eventos.¡Parece que fue ayer! Sígueme en Twitter e Instagram en @rafaelmicha y lee todas las columnas en radarmicha.com

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s